viernes, 19 de septiembre de 2008

Una madre clama ayuda para operar a su hija de corazón abierto




Lissette Rojas

SANTO DOMINGO. DN/ República Dominicana.- Luz Massiel Ramírez Turbí tiene cuatro años y unos ojos expresivos que muestran sus deseos de vivir. La niña es una pequeña luchadora que ha estado grave al menos 20 veces a causa de una enfermedad congénita y ha salido victoriosa. Pero hoy enfrenta su mayor reto: una operación a corazón abierto que la sanaría, pero cuesta 797 mil 977 pesos.

Su madre la mira desesperada, con tristeza porque sabe que cada minuto cuenta en la lucha por la vida de su hija.

"Ella tiene una canal AB completo que es algo que ellos –los médicos- entienden, pero sí tiene grandes complicaciones. Para explicar más claro la situación, ella necesita urgentemente una cirugía a corazón abierto. Tiene hipertensión pulmonar además del problema tan agresivo que tiene en el corazón", expone Santa Turbí, madre de la pequeña.
La familia no tiene recursos, por más que el nombre de su sector evoque la riqueza. Ellos viven en la Calle H-5, de Arroyo Hondo II, en un caserío llamado África, que pertenece al barrio isla compuesto por los sectores de Los Ramírez y Galindo. Esto es a unos metros del destacamento policial y a menos de un kilómetro de Cuesta Hermosa II.

Con el "corazón en la mano", Santa Turbí y Beato Ramírez Rojas (Nen) -los padres de la niña- solicitan a quien pueda que colabore para reunir los fondos que se necesitan para la intervención quirúrgica en el Hospital Metropolitano de Santiago (HOMS).

"Les digo a quienes pueden colaborar que piensen que esto no lo voy a vivir solo yo. Esto lo vivimos todos a diario. Hoy yo necesito de cualquier persona que me pueda ayudar y algún día me van a necesitar a mí porque en realidad no sabemos. Yo les pido que con todo su corazón aporten con lo que puedan porque esto es prestado. Esto es hoy por mí y mañana no se sabe quién lo va a necesitar. La verdad es que les hago un llamado a todos para que me ayuden", implora la mujer.

El número de cuenta es 744 99 54 16, del Banco Popular a nombre de Santa Turbí, cuyo número de teléfono es 829-566-1750. El número de Beato Ramírez Rojas, el padre de la niña es 829-283-3356. La Junta de Vecinos es 809-323-2713.

Otra forma más directa es que la gente puede ir a su hogar si quieren aportar a la causa de la niña.

La operación, si se consigue el dinero, será el martes o el miércoles. "porque es una jornada de unos cirujanos que vienen de otros países y ellos no vienen a todos los hospitales.

"Nosotros llevamos cuatro años esperando por este momento y ahora fue que tuvimos la oportunidad y tenemos que aprovecharla, porque ya los doctores no me garantizan que ella pueda vivir mucho tiempo si no se le hace esa cirugía. El cardiólogo pediátrico de ella que trabaja en la Plaza de la Salud busca los hospitales que se pueden prestar para que ellos hagan su trabajo y ahí fue que se pudo conseguir", precisa Santa Turbí.

Desde que supieron que los médicos venían, los familiares no han cesado en su búsqueda de ayuda. Han ido a los medios de comunicación, a los funcionarios, pero sin mucho resultado.

"He tocado casi todas las puertas, pero no me dan esperanzas. He ido a la televisión, a la radio, pero no me garantizan nada ni me pueden ayudar porque es demasiado dinero. Yo estoy esperando por el Despacho de la Primera Dama, que me pusieron una cita para evaluarme la niña para decirme con cuanto me pueden ayudar. Estoy esperando por ellos".

La Junta de Vecinos de Arroyo Hondo II está decidida a no dejar morir la niña por falta de dinero. Han iniciado una campaña que consiste en poner cajas en colmados y otros negocios para que cada cual colabore como pueda. Además están haciendo "un casa por casa" y peajes en los que se detienen los vehículos y se les pide algo de efectivo.

"Nosotros iniciamos la coordinación el día 15, porque nosotros –la Junta de Vecinos- no estábamos enterados del caso. Hemos puesto cajas con información del caso de la niña en los colmados para que nos hagan alguna colaboración. Estamos buscando apoyo. Ayer fuimos a la Z 101. Ella también fue al Despacho de la Primera Dama, pero no sabemos en que esta eso", detalla Fernelis Echavarría, miembro de la Junta de Vecinos.

Echavarría considera que a Santa, la madre, la sorprendieron con el tiempo, porque ella no pensaba que para estos tiempos ya la niña iba a estar en evaluación.
Para el sábado la Junta de Vecinos tiene planificada un peaje en Los Ramírez.

"Ellos me dijeron que cuando yo tenga la gran cantidad de dinero, que solo me falte algo, ellos sí me ayudan. El doctor me ha dicho que antes de la cirugía yo debo tener ese dinero, porque ellos sin eso no lo hacen", concluye la madre, con un brillo de esperanza en los ojos porque la prensa se hace eco y porque pueden surgir nuevas almas caritativas.

1 comentario:

ferzvladimir dijo...

me uno a la causa tambien, esperemos que aparescan buenas personas,que donen el dinero y que la niña se pueda salvar

http://ferzvladimir.blogspot.com/2008/09/ayudenme.html