miércoles, 24 de septiembre de 2008

La niña Masiel Ramírez murió

Por Lisette Rojas
Lamentamos comunicarles que la niña Luz Massiel Ramírez Turbí falleció ayer después de la operación a corazón abierto que le practicaran con la finalidad de corregirle un problema congénito que padecía.
Su madre Santa Turbí y su padre Beato Ramírez agradecen a todas las personas e instituciones que colaboraron para conseguir los 797 mil 977 pesos que costaba la operación en el Hospital Metropolitano de Santiago.
El sepelio tuvo lugar en la Sociedad Madre y Amiga de los Pobres, en el sector África, de Arroyo Hondo II, donde reside la familia. Los restos de la niña de cuatro años fueron sepultados a las once de la mañana en el cementerio de Arroyo Hondo.
Cientos de personas se presentaron al lugar para darles el pésame a los familiares que, aunque consternados, aprovecharon la oportunidad para agradecer a la gran cantidad de gente que respondió al llamado de ayuda que se hizo a través de los medios de comunicación, con la ayuda de los periodistas solidarios.
Pese a su dolor, el padre contaba cómo lo llamaban los periodistas y gente desconocida, de buenos sentimientos para saber sobre la evolución de la niña.
"Una señora me llamó de otro país y me dijo: "Ya tenemos 30 mil pesos reunidos. No se preocupe, que nosotros no vamos a descansar hasta que usted tenga el dinero para operar a la niña. También hay dos periodistas que me llamaban todos los días para saber de ella. Pero se hizo la voluntad de Dios", recordaba llorando el padre.
En ese sentido, la familia agradece a Martha Kelly, en Listín Diario; al equipo de El Gobierno de la Mañana, a la Lotería Nacional, a Judith Leclerc, Remolacha.net, Yvonny Alcántara, de Diario Libre; al equipo de Siete Días, a Petra Saviñón y Llenis Jiménez, del periódico Hoy; Juan Julio Gómez, en El Caribe; el equipo de Dominicashoy.com, a Diariodigital.com.do, laveraddominicana.wordpress.com, ferzvladimir.blogspot.com y todos los blogs y páginas que se hicieron eco de la situación.

Sus agradecimientos van también para los donantes de sangre que se presentaron en el hospital, para el equipo de seres humanos valiosos que se formó en Estados Unidos y otros países, que además de aportar dinero, siempre llamaban a la madre y al padre para ver cómo evolucionaba la niña y saber si hacía falta más dinero y a aquellos que reenviaron el correo y la información e hicieron donaciones anónimas.

La familia se acoge a la voluntad de Dios que, reconoce, es soberana.
.

3 comentarios:

Judith Leclerc dijo...

Hay Riamny esta noticia me ha dejado como con unas ganas de llorar...tu ni te imaginas cuanto. Esta niña, con su linda fotografía sentadita en el suelo, como esperando la ayuda. Es lo único que tengo ahora en mi pensamiento.

enmacondo dijo...

Por lo menos los padres de la pequeña tienen la satisfacción de todas las muestras de solidaridad y acompañamiento que les llegó a través un periodismo solidario y social. Ese, que también deja todas las satisfacciones.
IM

José Carlos dijo...

Solo unas palabras me sirven de desahogo para mi dolor por la muerte de Luz Massiel. Una oración por su alma de parte de mis compañeros de trabajo a quienes reuni para hacer un pequeño aporte económico.
Como padre me pregunto hasta cuando el dinero será el límite para gestionar la vida, hasta cuando nosotros como sociedad seguiremos permitiendo las desigualdades que nos arropan, que gastemos millones vilmente en una campaña política y que una madre pobre tenga que mendigar para salvar a su hija.
Hasta cuando querida Luz Massiel....descansa en Paz en los brazos de Dios.