lunes, 7 de septiembre de 2009

No soy una ciudadana, soy una “cucaracha aplastada”

De ciudadana he pasado a cliente y de cliente a “cucaracha aplastada”. Los ciudadanos tienen diversos derechos y deberes. Los clientes sólo tienen derechos si pagan y su único deber es pagar. Las “cucarachas aplastadas” por las empresas públicas y privadas, tienen el deber de pagar y el derecho de cerrar la boca, suplicar y esperar.

Mi experiencia del fin de semana pasado con Ede Este me ha demostrado qué tan pisoteada estoy en mi nueva condición de ex ciudadana y ex cliente, es decir nueva “cucaracha aplastada” por las leyes y por el servicio de la distribuidora.

El viernes en la mañana pagué mi recibo de la energía eléctrica: RD$946 por los eventuales “prendiones” que recibo cada día. Al mediodía me suspendieron el servicio porque, según me explicaron en el departamento de servicio al cliente (perdón, el departamento de “ninguneo a las cucarachas aplastadas”) ya la orden de corte estaba emitida.

Mi factura venció el día 31 de agosto, pero llegó el día 1 de septiembre. Pagué el viernes cuatro. Según he confirmado, La Ley de electricidad, con factura o sin ella, otorga a Ede Este el derecho de suspenderme el servicio al día siguiente de que la factura caduque.

Los encargados de servicio al cliente me indican que incluso aunque haya pagado tienen el derecho de suspender el servicio (No entiendo esa lógica, ni la complejidad que implica llamar a una brigada para que no ejecute una orden de suspensión).

Es irracional, pero hasta aquí la Ley le da la razón a la empresa, no a las cucarachas aplastadas. Mas si por algún error la Ley le diera un poco de razón a estas pobres cucarachas, la práctica se encargará de volverlas a ningunear.

El Reglamento para la Aplicación de la Ley de Electricidad 125-01 establece en el párrafo IV del artículo 194 que la “Empresa de Distribución deberá restablecer el servicio en un plazo máximo de doce (12) horas para zonas urbanas y veinticuatro (24) horas para zonas rurales (…)”.

Pero, son las 3:00 de la tarde del lunes y todavía no tengo luz. Han pasado ya 72 horas, muchas conversaciones infructuosas amables y sin amabilidad alguna con empleados de Ede Este.

Ya estoy resignada, no sólo a no tener luz, sino a ser una “cucaracha aplastada”. Ahora bien, por favor no me pidan que me comporte como una ciudadana. No tengo derechos, no tengo deberes.

4 comentarios:

El desahogo Empajonado dijo...

Hermana como estas...

Pues corroboro tu anecdota, esta mierda en la que estamos sumergid@s todos los ciudadanos que pagamos impuestos, trabajamos horadamente para poder llevar el sustento a casa, no solo somos cucarachas, somos Mierda...... lamentando el caso en este pais el buen ciudadano no es nadie...

La Yola de Papel dijo...

Yo he padado por la misma con esa oscura empresa, por lo que decidí pagar mi servicio con tarjeta de manera automatica, ni me entero cuando llega el recibo...Hace unos meses un alto voltaje me daño todos los aparatos de la casa, después de mucho pelear fueron a la casa a "evaluar" los daños, me querían trancar el juego porque no era yo la titular de la cuenta, en fin, luego me exigían cotizaciones del arreglo de todos los aparatos para ver si procedía el reembolso y en que proporción, en fin, sin tiempo para joder, termina cansandose, en nuestro caso arreglamos todos los equipos, yo evitando que Miguel matará a un empleado de EdeEste o Protecom en uno de sus arranques... Nada solidaridad con tu caso.

Riamny dijo...

Amigas, amigos, ya los dioses de la luz decidieron iluminar la casa de la "cucaracha aplastada".

Abrazos,

Riamny

Anónimo dijo...

hola, jajaj lo que debes hacer es pagar tu luz a tiempo, jajaj att. hozier