miércoles, 29 de abril de 2009

PREOCUPACIÓN

De regreso al trabajo, me ha tocado dar seguimiento al virus de gripe porcina que amenaza al mundo. La OMS ha elevado de cuatro a cinco la alerta de pandemia en una escala de seis. LLama a los países a prepararse para lo peor.

Me preocupa que este virus nos de una sorpresa, que se haga más resistente, que la ciencia no logre controlarlo, aunque más me quita el sueño que se junte con nuestra pobreza, con el hacinamiento en el que se sobrevive en barrios marginados, con las carencias de los hospitales y del sistema de salud haitiano, más pobre que el nuestro.

La pobreza es cara. Tener tantos pobres puede costarnos la vida a todos, a las víctimas, los victimarios y los desentendidos. El virus puede esconderse mejor en la insalubridad, por algo una de las principales medidas de prevención es lavarse las manos, pero cómo se van a lavar las manos si no les llega el servicio a las casas y no tienen para comprarla a los camiones.

Ahora nada se puede hacer. En unas horas no podemos eliminar la pobreza, ni mejorar las hospitales, tal vez terminar el conflicto entre el Gobierno y los médicos, no lo sé.

Ahora sólo podemos cumplir, tanto como sea posible, con medidas básicas de higiene, alertar a las autoridades de posibles casos, confiar en que por esta vez, piensen más en los ciudadanos y menos en sus intereses aunque sea por instinto de conservación. Ante un brote mal manejado podríamos sufrir todos, los ricos, los sobrevivientes de la llamada clase media, los pobres y hasta los empresarios y los políticos. Yo, de momento, me dedicaré a trabajar, a lavarme las manos, usar pañuelos para estornudar a trabajar y a vivir, vivir. Cero pánico.

2 comentarios:

sam rock dijo...

Las grandes pandemias supuestamente han estado asociadas a carencias de las sociedades en que se desarrollaron en determinadas épocas: pestes medievales, gripe mal denominada española...Mi abuela me habló de la gripe que dejó más de 40 millones de muertos. Decía que se se llevaba principalmente a gente con enfermedades (la mayoría porque las condiciones de vida eran ínfimas), niños y mujeres embarazadas. Habrá alguna explicación en el exceso de habitantes del mundo y de su constante hacinamiento.
Es muy complejo poder llegar al fondo del origen de las posibles pandemias actuales.
Enhorabuena por tu blog.

Un saludo

Riamny dijo...

Gracias por pasar por aquí. Abrazos tropicales.